Es un acuerdo por el cual una entidad prestadora de servicios se compromete a prestar un determinado servicio público domiciliario, a cambio de un precio en dinero, denominado TARIFA.